Si es bueno para comer es bueno para pensar

Detalles sobre la servilleta

El punto de partida de cualquier comida, según los cánones más tradicionales, es cuando el anfitrión desdobla su servilleta y se la pone sobre el regazo. En este momento, nosotros debemos hacer lo mismo y colocar la servilleta desdoblada sobre nuestro regazo; si la servilleta es muy grande la podemos colocar doblada por la mitad.

La servilleta debe permanecer en esta posición durante toda la comida, y solo se debe retirar del regazo para limpiarnos los labios cuando sea necesario (siempre antes y después de beber).

Cuando tenemos que levantarnos de la mesa, es recomendable dejar la servilleta ligeramente arrugada sobre la mesa a tu izquierda o bien sobre la silla; dejar la servilleta a la derecha puede interpretarse como final de la comida y muy seguramente regresaras y ya habrán retirado el servicio.

El final de la comida, lo suele marcar el anfitrión dejando su servilleta ligeramente arrugada sobre la mesa. Una vez que la comida ha terminado el resto de los comensales deberían hacer lo mismo con su servilleta. No es correcto dejar la servilleta sobre el plato o doblarla de nuevo como si nunca se hubiera utilizado.

Si te gusta ser un buen anfitrión, aquí unas sencillas formas de adornar tu mesa:

   

 

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *