Si es bueno para comer es bueno para pensar

Las copas

Las copas suelen indicar las bebidas que se van a consumir a lo largo de una comida y usualmente las encontrarás colocadas al sentarte a la mesa.

Las copas que no deben faltar en una mesa son:
Copa de agua. Suele ser la copa más grande, abombada, la primera en la fila de las copas y se puede servir una cantidad bastante abundante no importa la cantidad de agua aunque es recomendable servir un poco más de la mitad.

Copa de vino tinto. Es una copa de gran tamaño, la boca ligeramente más estrecha que la de agua, para retener los aromas del vino que se coloca a la derecha de la copa de agua. Se sirve una cantidad moderada en función del tamaño de la copa, recomendablemente 1/3 de su capacidad o si eres esplendido, la mitad es suficiente.

Si durante la comida no vamos a consumir vino, podemos pedir que nos retiren esa copa para contar con más espacio.

Copa de vino blanco o rosado. Es una copa más pequeña y estrecha que se colca a la derecha de la copa del vino tinto; esta copa es más estilizada pues el vino blanco o rosado se suele servir frío y por ello se sirve poca cantidad para mantener su frescura. 1/3 de su capacidad, en función del tamaño de la copa es lo recomendable.

En función del espacio disponible en la mesa, decidiremos el presentar una u otras copas u optar presentarlas cuando sirvamos la bebida en especial.

Enseguida un resumen de los tipos de copas fundamentales.

Copas para los brindis y para los postres

Copa para el champán. Es una copa alta, de cuerpo largo y aflautado, y corta de pie que se puede colocar al final de la hilera de las copas o bien fuera de la hilera. La forma de esta copa facilita que la hilera burbujas suba de forma suave hacia la superficie.

Se suele servir hasta llenar un poco más de la mitad de su capacidad, en función del tamaño de la copa y de la cantidad disponible -si vemos que no contamos con suficiente cantidad, serviremos un poco menos para que llegue para todos.

Si tenemos problemas de espacio en la mesa esta copa se presentar al momento de servir la bebida y si haremos un brindis durante la comida, lo mejor es colocarla desde el principio.

Copa para el licor. Es una copa de tamaño inferior al del resto que se utiliza para tomar licores. Su pequeño tamaño se debe a que se sirve poca cantidad debido a la “potencia” que tienen muchas de estas bebidas. También, se pueden servir bebidas sin alcohol como “licores” de manzana, naranja, melón, kiwi, melocotón, etc. Se llenan en su totalidad -pero no hasta el borde de la copa-.

Es una copa que no se suele colocar desde el principio de la comida, salvo que contemos con el espacio suficiente para ello o sea una comida muy formal.

Copas para los aperitivos o bebidas previas a una comida

Copa de Jerez. Es delgada, y pequeña ya que se sirven bebidas alcohólicas dulces y se llena un poco más de la mitad.

Es una copa estilizada y ligeramente aflautada, como la del champán, pero un tallo menor. Se utiliza para tomar el vino de Jerez o un vino blanco de características similares. Su boca estrecha hace que se retengan mejor los aromas del vino.

Se suele servir un poco más de la mitad de su capacidad, en función del tamaño de la copa. La copa se debe tomar por el tallo o fuste.

Copa de Vermouth. Es una copa en forma de cono invertido, utilizada tanto para vermuth como para tomar otros tipos de cócteles. No es una pieza que se coloque en la mesa, ni se debe llevar a la mesa una vez que empieza la comida; se llena en su totalidad, sin desbordar el contenido.

Vaso de tubo. Es el vaso más común en eventos, se puede servir tanto refresco solo como alguna bebida preparada. No es un vaso que no se suele poner en la mesa, aunque cuando se piden refrescos nos suelen poner un vaso de este tipo.

Copas para los postres y la sobremesa

Vaso para el whisky. Es un vaso de cristal grueso y resistente que puede ser utilizado como aperitivo o en la sobremesa, usando como medida un par de dedos previo al uso de hielo, en su caso.

Copa de Coñac. Es una copa muy característica por su tamaño y forma abombada que hace que se retenga mucho mejor el aroma del coñac o brandy. Tiene un tallo o fuste muy corto. Se sirve poca cantidad, 1/3 es la cantidad correcta.

El coñac o el brandy son bebidas que se toman templadas por lo que de no usar un calentador, la mejor forma de sostenerla es abrazando la copa.

Tarro de cerveza. No hay una forma definida para este tarro, generalmente es un recipiente de cristal/vidrio grueso en el que se sirve, dependiendo del tipo de la cerveza, a temperatura ambiente o helada. En eventos formales no se ponen en la mesa.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *