Si es bueno para comer es bueno para pensar

¿Cómo sostener una copa?

Conocer bien las partes de una copa es importante para elegir la adecuada a la bebida que serviremos, así como para saber cómo sostenerla para degustarla lo mejor posible.

Base o pie. Esta parte tiene que ver con el diseño y tiene como objetivo sujetar la copa.

Tallo, fuste o pierna. Es el nexo de unión entre la base y el cáliz. El tallo tiene que ser lo bastante largo para que no tocar el cuerpo de la copa pues de esta forma calentamos la bebida, cosa que puede ser válido para algunas bebidas en cuyo caso, el tallo es corto.

Cáliz o cuerpo. El cáliz o cuerpo de la copa es donde se deposita la bebida. Su forma dependerá exclusivamente del tipo de contenido. Así, si se trata de vino tinto, el cáliz será ancho y voluminoso para que se oxigene mientras que un vino blanco, éste será más pequeño, ya que no es necesario esta oxigenación y en caso de los vinos espumosos el cáliz será aflautado, alto y delgado, para que no pierda sus burbujas y aromas.

Primero, unas recomendaciones.

  1. Antes de beber, es recomendable limpiar los labios y los dedos con la servilleta para evitar dejar cualquier tipo de marca en la copa pues la copa siempre debe permanecer limpia y transparente. Estarás de acuerdo que ver el borde de una copa lleno de marcas de los labios o dedos en su cuerpo la afean y dan un aspecto de suciedad.
  2. La copa se inclina sobre los labios para tomar su contenido, pero no se sorbe de forma sonora.
  3. Las copas y los cubiertos no se comparten con otros comensales. Dar de beber a otra persona con nuestra copa y vaciar el contenido de una copa a otra es poco apropiado.
  4. Si hay un cambio de bebida es recomendable cambiar la copa o enjuagarla con agua para dejarla sin restos de la anterior bebida.

Ahora, sí, te decimos que la mayoría de las copas se sujetan por su tallo. Sujetarla por el pie está reservado para los catadores y tomarla por el cáliz hará que el líquido se caliente perdiendo lo mejor de algunas de sus propiedades.

En general, el truco para saber tomar una copa es fijarse en el tallo. Las copas para bebidas “calientes” como el coñac o brandy tienen el tallo pequeño que facilita el tomar la “abrazando” con la mano el cáliz mientras que las bebidas atemperadas o frías se servirán en copas de tallo largo para sostenerla y así evitar el calentarla.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *